martes, 22 de octubre de 2013

PRIMER PREMIO EN EL XII CONCURSO LITERARIO DE RELATOS "VILLA DE COLMENAREJO"



A lo largo de esta tarde se hacía público el veredicto del Jurado del XII Concurso Literario de Relatos "Villa de Colmenarejo" organizado por el Excmo. Ayuntamiento de la localidad madrileña.
Tras su deliberación, se decidió otorgar el Primer Premio a Alberto Puyana por su relato "La temblorosa mano de Frankie", quedando expuesto el veredicto en el Tablón de Anuncios de la Corporación.
Este galardón supone el cuarto primer premio en lo que llevamos de año, y se suma al recientemente concedido en Puerto Real (un segundo premio) hace apenas un par de semanas, cerrándose un mes de octubre realmente productivo.
La entrega del premio tendrá lugar este mismo sábado en la Sala Multiusos de Colmenarejo, durante los actos organizados para la Feria del Libro 2013; en dicho acto, además de homenajear al ganador, se procederá a la lectura pública del relato.



jueves, 10 de octubre de 2013

ENTREVISTA EN LA REVISTA "ENE" DE ENFERMERÍA SOBRE LA NOVELA "EL PRETICANTE"


                                          Portada

Recuperamos para el blog la entrevista realizada por Andoni Carrión  para la revista ENE de enfermería en agosto de 2012, en la que se dialogaba a lo largo de un par de páginas sobre la entonces recién estrenada novela satírica "El Preticante".


Carrión-Jiménez A. Entrevista a Alberto Puyana, autor de El Preticante. 
ENE. Revista de Enfermería. Ago. 2012; 6(2):89-91 

Alberto Puyana es un tipo particular. Por su negra melena rizada y su perilla, propia del seguidor de Metallica que es, nadie diría que, además de enfermero, Alberto es un escritor con dos libros publicados. 
Nadie pensaría que el primero es un poemario llamado “La Cautiva Esperanza” y el segundo, y que motiva esta entrevista, una novela satírica sobre la realidad asistencial que se vive en hospital comarcal cualquiera de nuestro maltrecho sistema sanitario. Y todo esto siendo enfermero, algo que no es muy frecuente. 
Disponible en internet a través de la página oficial de Bubok o de alguna de sus librerías asociadas tanto en formato papel o formato ebook y ahora también disponible en Amazon, El Preticante, que así es como se llama la novela, cuenta en tono autocrítico y satírico todas las vivencias que un paciente puede vivir cuando ingresa en un hospital. 
Pero no es una novela de humor sin más, sino que, a través de las vivencias de Paco Penas, el paciente protagonista de la novela, Alberto hace una sutil crítica a muchas de las pequeñas cosas que se hacen mal sin que los que trabajamos en un hospital seamos conscientes de ello. 

Por eso y antes de nada, Alberto, podrías decirnos ¿porqué decidiste ser enfermero? 
Alberto: Pues en realidad siempre pensé en estudiar algo de la rama sanitaria. No sé si a eso se le puede llamar “vocación”, pero sí que es verdad que desde niño eso de curar y cuidar a los demás me llamaba la atención. La enfermería se me metió por vena ya siendo adolescente. Lo tenía bastante claro.

Aunque muchos no lo sabrán, la novela nace un blog previo del mismo nombre, pero ¿Por qué decidiste abrir un blog? 
Alberto: Sobre todo me motivó el desconocimiento general de la sociedad en general sobre lo que significa “hacer enfermería”. Eso, unido a la situación en la que trabajamos diariamente (estrés, sobrecarga de trabajo, amenazas...), me animó a intentar mostrar al público nuestro trabajo y en qué condiciones se realiza. También pretendí aprovechar para enseñar a mis colegas los malos vicios y costumbres que tenemos, de los
que a veces no somos conscientes.

Pero si ya tenías un blog ¿Cómo se te ocurrió la idea de convertirlo en novela? 
Alberto: Hubo un momento determinado en que el seguimiento del blog (al menos de forma interna, en el hospital donde trabajo) era importante, y dos compañeros de Medicina Interna me animaron a que hiciera una “recopilación” de las historias que contaba, que lo hiciera novela. Al principio me pareció una coña, pero cuando vi que me lo decían en serio, decidí ponerme en ello, a ver que salía…y aquí estamos.

Y una vez que la novela está en el mercado, y casi 100 ejemplares vendidos (según Bubok) ¿Qué esperas con esta novela? 
Alberto: Espero hacer pasar ratos divertidos, buenos momentos. No soy ambicioso, no pretendo ganarme la vida así (¡ojalá pudiera, todo sea dicho!), pero en esta novela no hay mayor ambición que provocar risas…y si de paso remuevo conciencias, pues mucho mejor.

Después de no sé cuantos post publicados y una novela en el mismo ambiente ¿De dónde sacas a tantos personajes y tantas anécdotas? 
Alberto: Aunque todos los personajes de la historia son ficticios, lógicamente muchos salen del trabajo diario aunque se les ha añadido con una importante dosis de exageración en sus peculiaridades para hacerlos más novelescos. Al final, seguro que en casi todos los hospitales de España hay alguien identificable con personajes del libro como el Dr. Carapalo, la limpiadora que canta, Basilio o el internista de guardia Ruiz Bacinete.

Confieso que el Dr. Ruiz Bacinete es mi personaje favorito; imagino que tú también tendrás algún 
personaje favorito, mójate un poco y dinos cuál es tu personaje preferido. 
Alberto: Entiendo que el lector en general tenga un aprecio especial por el “Chori”, a pesar de ser un cabroncete (o precisamente por eso). Pero lógicamente, hablar de El “Preticante” es hablar de Paco Penas. De hecho, ya en nuestra planta se identifica a algunos enfermos como…”este es otro Paco Penas”. Esto me divierte y me da mucha satisfacción, para qué negarlo.

Bueno, y después de la experiencia ¿Harías una segunda parte? 
Alberto: ¡Jamás! Han sido dos años tremendos de trabajo, no sólo de redacción, sino de montaje, maquetación…he corregido cinco veces el libro… ¡cinco veces que he tenido que leerlo de principio a fin! Aunque sarna con gusto no pica, es mi hobby, y no puedo decir “de esta agua no beberé”. Si surgiera la posibilidad (y las ganas), quizás me lo plantearía, pero lógicamente sería muy diferente a la primera parte.

Pero escribir es algo que sale, no me puedo creer que no vayas a seguir escribiendo. ¿Seguro que te gustaría escribir alguna otra cosa, no? 
Alberto: Sí, por supuesto. Como te digo, no lo hago para ganarme la vida, es ante todo un hobby. Me gusta escribir. De hecho ya estoy escribiendo una nueva novela, que espero terminar antes de que acabe el año. Muy posiblemente lo haga con un tema totalmente diferente. Aunque me he estrenado en el género humorístico, me gustan otros géneros literarios. Y esta nueva es de suspense…nada de hospitales. También
es bueno desconectar un poco de lo mismo, ¿no?

Pero incluso con la novela el blog sigue vivo y sigues contando historias ¿De donde sacas la inspiración para seguir contando historias nuevas cada vez? 
Alberto: El día a día. Trabajar en una unidad de Medicina Interna es una inspiración contínua, y más en un hospital comarcal como el nuestro, te lo aseguro.

El blog nace en 2008 y la novela en 2012, coincidiendo con una época de crisis también en la sanidad. Aunque puede ser casualidad, cuando lee el libro comprueba que también hay una crítica de estos tiempos.
Alberto: Al menos, eso espero. Sin esa parte ácida, crítica, sarcástica, donde se muestran las miserias de nuestra sanidad en todos los ámbitos, El “Preticante” no sería lo mismo. Si mediante la novela puedo ayudar a movilizar la “conciencia social” sobre el lujo de sanidad que disfrutamos, y que nos estamos cargando poco a poco…pues lógicamente, mucho mejor.

Por lo anterior, podemos intuir que mientras escribías la novela has analizado al sistema sanitario ¿Cómo ves el papel de la enfermería de hoy en día? 
Alberto: Francamente, la veo algo perdida o desubicada. Hemos llegado a un punto en que parece que no sabemos dónde queremos ir o qué queremos hacer. Hay una parte del colectivo que parece feliz quedándose donde está, y otra parte que no nos conformamos con lo hecho hasta ahora y mostramos más inquietudes. Yo personalmente creo que la enfermería debería ser más dinámica y menos estática. Si queremos admirar lo hecho anteriormente, mejor nos vamos a un museo a ver estatuas de piedra.
Lo nuestro siempre ha sido evolución, y no debemos perder esa seña de identidad.

Y en términos generales, si pudieras cambiar algo de la sanidad pública actual, ¿qué sería? 
Alberto: Sin duda alguna cambiaría la gestión, sobre todo a los gestores. Disfrutamos de unas plantillas de profesionales altamente cualificados, posiblemente los más preparados de la historia, y lo que está llevando al traste a nuestra sanidad es la irresponsabilidad de tres o cuatro…no hay más.

No podemos terminar más que dando las gracias a Alberto, por el tiempo dedicado a esta entrevista, por hacernos reír y a la vez hacernos pensar con las rocambolescas e hilarantes vivencias del pobre Paco Penas.